ES MEJOR DAR QUE RECIBIR

376202_479149088814877_799194239_n.jpg
376202_479149088814877_799194239_n
376202_479149088814877_799194239_n

35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir. Hechos 20:35 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Cuando era niño muchas veces me levantaba con la intensión de querer hacer algo para ayudar a la humanidad, pensaba en construir hogares para recoger a los gatos y perros que estaban en la calle sufriendo maltratos por aquellos que tienen el corazón de cartón.

Luego pensé en los indigentes, no entendía  a mi corta edad como había personas viviendo en las calles olvidados por completo de la sociedad, comiendo basura, durmiendo en cualquier lugar y expuestos al peligro.

Fue pasando el tiempo y esos pensamientos aun seguían rondando mi mente, cuando era un adolecente comenzaron a disminuir las ideas de ayudar a la humanidad, pero estaba 100% en contra de las injusticias que diario suceden en este mundo siempre lo estado y lo estaré.

Recuerdo que cuando comencé a perseguir el sueño de jugar beisbol profesional, dije “Apenas logre ser firmado, ten por seguro que construiré el refugio para indigentes y otro para mascotas, y saben que paso, pasaron 7 meses me hice profesional, cuando estaba jugando decía, esperare a tener mucho dinero para hacer algo bueno, y  un día llego la noticia que me habían dejado libre y dije ahora debo ahorrar mientras consigo otro contrato y total que no hice nada.

En ese tiempo no era una persona que conocía de la palabra de Dios, más bien ni creía en Dios. Me burlaba de las personas que eres servidores de Cristo, los veía como fanáticos, gracias a Dios hoy puedo las cosas diferentes, y a su vez entender que no tienes que tener mucho para ayudar aquel que tiene poco, solo necesitas aprenderte a desprender de lo que más te cuesta y valoras, que otros no tienen y que quizás jamás podrán tener por sus propios medios.

Aun no he construido los refugios, pero aprendí accionar con lo que tenía y fundamos  Beisbolistas de Cristo Internacional y ahora ayudamos a muchas personas en todo el mundo.

Preguntas para reflexionar:

¿De qué manera estas ayudando a la obra de Dios en este momento?

¿Por qué si tienes mucho, tu corazón está cerrado ayudar a los necesitados?

¿Cuándo ofreces ayudar a otros, estas cumpliendo tu palabra?

¿Por qué esperar que te pidan, cuando estás viendo que hay necesidad?

¿Necesitas una revelación divina para poder ayudar? Creo que lo que te haría falta es aprender amar a Dios y  tu prójimo.

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

 Mateo 22:37-39

Si vives fuera del amor el EGO destruirá tu vida…

Dios te bendiga.