TU LIBRO DE HECHOS

La historia de tu vida reposa en un libro de hechos que se escribe  segundo a segundo de todo lo que has podido vivir. Cada experiencia de vida te ha moldeado y formado en lo que eres hoy. Cada paso de tu vida va guiado por un propósito de Dios,  que casi nunca entendemos al momento; pero con el paso del tiempo y en su momento podremos entenderlo a medidas que vamos creciendo y poniendo en control nuestras emociones.

Seguramente algunos días te vienen recuerdos de tu niñez quizás sean alegres o no tan alegres lo importante a recalcar que sea lo que hayas vivido, hoy tienes una nueva oportunidad de ser mejor persona.

También es necesario decirte que de cada paso que des y de todo lo que hayas hechos hasta el día que toque partir de este mundo rendirás cuenta a Dios. En tu historia de vida serán contadas las veces que restaste y las veces que sumaste.

Un buen amigo y profesor del beisbol me dijo un día “En la vida siempre tenemos que sumar” El se refería hacer buenas acciones y en su forma de ver la vida para el esto era un camino de estar más cerca de Dios.

Pero cuál es la óptica de Dios sobre esto, veamos  que dice su palabra en Romanos 3:12

Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

No es lo mismo estar cerca de Dios que estar con Dios.

Dice en Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Significa que necesitamos de una relación personal con Dios, para  ser amigo de alguien necesitas construir con hechos y palabras esa amistad lo mismo es con Dios;  Pero  mucho más fácil es ganarte la amistad de Dios que la de una persona.

 ¿Qué tienes que hacer si quieres tener una relación genuina amistad con Dios?

En Romanos 10:9 dice:

9 Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Esta es la única forma de estar con Dios en la eternidad, invitándolo a tu corazón a que borre tus pecados y te haga una nueva persona, al momento de hacerlo te darás cuenta que podrás hacer junto a Dios muchas buenas obras fusionándolas con la FE para ayudar a Dios ah expandir su reino de amor.

El ser bueno no te hace superior a Dios, el ser bueno no te impide amar a Dios, he conocido muchas personas buenas que dicen que no necesitan de Dios. Detrás de esta respuesta hay una buena persona viviendo en “Yolandia” el mundo del Yo.

Si realmente quieres ser una persona buena con un propósito de vida y una identidad clara enfoca tu mirada en el caballero de la cruz.

Punto de reflexión: ¿Si soy bueno y muero hoy sin Dios a donde va mi alma?

¿Si tienes que elegir entre el cielo y el infierno a donde ir a donde irías?

¿Que necesitas para ir al cielo?

No se te olvide Dios te está mirando…

book
book

Bendiciones.