EL PESO DE LA TORMENTA

13884256264589.jpg
13884256264589
13884256264589

Las tormentas son fenómenos naturales que traen momentos bien difíciles para la humanidad en su gran mayoría muy trágicos con pérdidas humanas y materiales.

Antes de que la tormenta golpee hay anuncios de alarmas para que las personas tomen sus previsiones, y busquen un lugar seguro para su resguardo, en medio de la tormenta tienes que tomar una decisión de salvar tu vida o salvar tus bienes.

Cuando las tormentas vienen a tu vida no por la fuerza de naturaleza, si no por tus acciones erradas, mala convivencia  o por un error en tu entorno familiar, por lo general viene aunada con aflicciones y de presiones profundas acompañadas con las frase “Porque a mí”.

¿Por qué a ti? Porque es necesario que aprendas a crecer en la tormenta para que puedas ayudar a las personas que son más frágiles en la Fe.

¿Por qué a ti? Porque es una manera de decirte que debes corregir tus actitudes que te traen problemas.

¿Por qué a ti? Porque es una advertencia de que te alejes de los entornos que te hacen daño.

¿Por qué a ti? Porque necesitas ir a un lugar de refugio donde puedas estar en paz.

Y aun estando en el lugar de refugio la tormenta va golpear  pero vas estar protegido.

Si luchas solo contra   con la tormenta vas a terminar siendo vencido, ¿Por qué? Porque necesitas ayuda, es igual es los momentos de aflicciones, depresiones; hay 7 herramientas que puedes usar para fortalecerte, aguantar y superar esos momentos difíciles en tu vida:

  1. La Oración, habla con Dios El es más grande que tu problema.
  2. Lectura de la biblia, Tu comida espiritual, nutrición del alma.
  3. El ayuno, permite que el Espíritu Santo guie tus paso.
  4. Alabanza  y adoración, nunca pares de expresar tu amor por El.
  5. Servir a Dios, pase lo que pase siempre lleva su mensaje.
  6. La Iglesia, es tu centro de entrenamiento y unidad espiritual.
  7. Comunicación, no te aísles mantén el contacto con tus hermanos en la Fe.

Has de estos 7 pasos un hábito y disciplina en tu vida para que cuando llegue la tormenta sepas que Dios el creador del cielo y el universo es quien luchas y vence por ti.

“Mis aflicciones y depresiones hacen que mis manos pesen mas, las tormentas hacen que caiga de rodillas, y en esa posición mi corazón me recuerda cuanto Dios me amo en la cruz  y cuanto me ama; y en ese momento mis manos toman fuerza, y  se levantan en señal de agradecimiento en alabanza y adoración a Él”.

33 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3.

20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20

Bendiciones.