NUESTRA DEPENDENCIA DE DIOS

helping-hand.jpg
helping
helping

Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: “No temas, yo te ayudaré.” Isaias 41:13

Cada ser  humano ha sido creado con propósito de vida y una misión eterna, cuando un niño está en su etapa de crecimiento influyen muchos patrones en su vida que van ayudar o afectar su personalidad, los padres, familiares, amigos, entorno y el mundo.

Todos los padres tienen un  gran reto con sus hijos si son  padres que creen y siguen a Dios, Si no eres seguidor de Dios es fácil criar en la actualidad a niños fuera de los principios de Dios, un libertinaje total, el mundo tiene una respuesta básica, genérica y absurda que es la siguiente;  “Estamos en el siglo 21 lo tiempos cambian”, según esta respuesta podemos decir que el amor cambia, el respeto cambia, la familia, los valores, la integridad, los principios, hasta el mismo Dios cambio? Qué respuesta tan loca y sin fundamentos.

Si nuestra imperfección cada día nos hace más dependiente de Dios tendrá una repercusión eterna con grandes bendiciones, pero si nuestra imperfección nos aleja cada día mas de Dios y nuestro YO crece y crece nos destruirá eternamente…

A la final tienes que tomar una decisión de estar en la eternidad con Dios en el cielo o pasar la eternidad con el diablo en el infierno,  Dios quiere que tú estés con él en el cielo disfrutando de lo que El tiene para sus hijos.

Juan 1:11-14 (NVI)

11 Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. 12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. 13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios.

Para ser hijo de Dios hay que recibirlo, hay que creer, hay que seguirle y hacer su voluntad.

¿Hay que recibirlo? ¿Cómo es eso? EL mundo dice ya Dios no hace milagros, pero todos los días Dios hace milagros entre ellos el de la “SALVACION”.

¿Pero cómo ser salvo? ¿Dónde nos dice que como ser? ¿Y porque ser? La biblia cita muchos pasajes que respondes y responderán todas las dudas que puedas tener. Aquí una de ella.

Romanos 10:9-10 (RVR1960)

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Aja pero porque ser Salvo (a), Porque si no eres salvo (a) no estarás en la eternidad con Dios en el cielo, si  no que estarás con en el infierno con el diablo y sus ángeles malvados.

¿El cielo o el infierno? La decisión es tuya… Dios te está esperando y te está mirando….

Bendiciones…