EN LA COLA DEL BANCO

banco cola
banco cola

23 El altivo será humillado,  pero el humilde será enaltecido.

Proverbios 29: 23 (NVI)

Un día de la semana en la  mañana, un joven cristiano se encontraba en el banco  pagando unos trámites empresariales,  el ambiente estaba algo pesado y caluroso, la dama que atendía en la casilla del banco estaba cargada de trabajo y no era la más rápida y eficiente atendiendo a sus clientes, tenía casi 25 minutos atendiendo a una mujer que prácticamente le faltaba poner la almohada y tomar una siesta, había mucho calor, en la cola también se encontraba una Sra. mayor que tenía el cabello rojo, ella estaba haciendo los mismo tramites empresariales, en el agente gubernamental  a  los dos les dio las  misma instrucciones  de cómo seguir los  pasos,  el agente también   les dijo  son  las 10am, hasta las 11 podemos recibir esos documentos  con el pago del  banco, realmente  el tiempo era el único obstáculo, para el joven cristiano por la  lejanía de ese lugar a su casa, para él era ese día o volver a ir y tardar  casi 4 horas nuevamente.

El joven cristiano se  fue al banco pidió la planilla, no sabía cómo llenarla y tampoco tenía el bolígrafo, tuvo que recurrir a varias personas para poder llenar bien, cuido de cada detalle, El  joven cristiano oraba  a Dios y dijo Sr tengo una hora para hacer esto, tu tiempo es perfecto y tu estas en control, ayúdame..

En la cola del banco habían 6 personas delante de él, y  la que estaban atendiendo llevaba más de  20mn, en ese tiempo él joven cristiano  se sintió preocupado, pero decía mentalmente Dios tu tiempo es perfecto y tienes el control, de repente un Sr dice mucho calor que va! Me voy, luego pasa un joven con muchos depósitos, había una falla y no pudieron hacerle el trabajo completo,  delante del joven cristiano estaba la Sra. del cabello rojo esperando su turno, el joven cristiano se dirige a ella, Sra. va pagar los tramites? Ella responde algo cargado del mal tono y le dijo si, seguidamente el  e dice necesita una planilla que lleva todos los datos ella le respondió de mala manera y dijo “¿Quien dijo eso? A mí me dijeron que viniera al banco a pagar y aquí estoy y punto. El joven guardo silencio y la Sra. paso a su turno al llegar la cajera le pidió la planilla y no la tenía, paso una pena enorme porque todos vieron su actitud, perdió el día de diligencia por no ser humilde de corazón y aceptar  una ayuda, el joven cristiano llego a tiempo y con alabanzas dio gracias a Dios por poner personas que lo ayudaran en el camino a lograr consignar los documentos.

El Calor, La impaciencia, El mal humor, El desespero no guían tu vida,  Dios guia tu vida vivir  en el  fruto del espíritu  da libertad y bendicion.

Dios te bendiga.